< Volver a Catálogo > Interior cero

Interior cero

Lavinia Braniște

ISBN: 978-84-15509-76-9

Encuadernación: Cosido

Formato: Rústica con solapas

Fecha de publicación: 4/05/2022

Número de páginas: 296

Traducido por: Borja Mozo

Ilustración de cubierta: Carmen Casado

PVP: 22,00€

Cristina tiene treinta años y trabaja como secretaria en una constructora de Bucarest. En una sucesión de episodios tragicómicos asistiremos a su lucha diaria por sobrevivir en un anodino entorno empresarial  marcado por el autoritarismo de su jefa y la condescendencia de sus compañeros—, y al desamparo emocional que se oculta tras inconsistentes relaciones sentimentales y la ausencia de su madre, que trabaja en España desde hace años. Con tremenda agudeza, Interior cero aborda la deriva existencial de una generación atrapada entre las expectativas creadas y una realidad precaria y deshumanizada. 

La escritura de Lavinia Braniște, una de las voces más aclamadas de la nueva literatura rumana, es un contundente eco del agotado clima laboral, afectivo y moral que parece gobernar las sociedades tardocapitalistas.

«Uno tiene que pasar mucho tiempo buceando en la literatura rumana actual para encontrar un retrato tan directo y preciso de nuestra sociedad contemporánea. La novela de Lavinia Braniște brilla con luz propia». Mirko Schwanitz, Bayerischer Rundfunk

«Lavinia Braniște no pone el foco en la política de su país, sino en la vida cotidiana de sus propios personajes, y a través de ellos deja traslucir lo político». Carola Ebeling, taz 

«Lavinia Braniște nos habla del riesgo de acabar destruidos por el egoísmo y la violencia del turbocapitalismo». Jörg Plath, Deutschlandradio Kultur 

«El estado de ánimo de una generación». Holger Heimann, SWR2 Lesenswert

Sobre este libro han dicho:
  • LA LECTURA (Marta Rebón)

    Entre la bruma de la precariedad

    Lavinia Braniște (Braila, Rumanía, 1983) ha pintado el retrato de una generación que ha interiorizado el callejón sin salida en el que se encuentra y mira las promesas incumplidas del liberalismo con una sensación de extrañeza e impotencia. Se trata de Bucarest, pero se lee como una malaise que recorre Europa entera.

    Todas las decisiones literarias de Interior cero son acertadas. Lo es el punto de vista, la de la primera persona de Cristina, gracias a la cual conocemos todos sus pensamientos y, con ello, su desorientación. Lo es el tono, que no decae en ningún momento, ni resulta lúgubre ni asfixiante, sino que aúna la ligeraza y el humor, este último uno de los mayores atractivos del libro (ovación para el traductor). Lo es la aproximación de la autora, que evita poner a la protagonista en situaciones extremas y sí frente a un cúmulo de eriales afectivos que la arrinconan en una existencia de segunda mano.

    (...)

  • VOGUE (Alberto Sisí)

    Cristina, la protagonista de Interior Cero –la primera novela de Lavinia Braniște (Brăila, 1983) que publica ahora en España Automática Editorial–, tiene un trabajo aburrido y alienante en una empresa gris de accionariado español, relaciones poco satisfactorias con hombres emocionalmente inaccesibles y un piso que no se diría de ensueño a las afueras de Bucarest. Todo, prácticamente, como casi cualquiera que rebase por poco la treintena en alguna ciudad grande occidental. La antiheroína de esta historia navega las aguas de su vida a través de situaciones, en ocasiones patéticas, en esta novela con tintes autobiográficos que llega a las librerías españolas seis años después de lanzarse en Rumanía, y unos pocos más tarde de traducirse al alemán y al polaco. 

    Formada en Lenguas modernas, curtida en la poesía y en los relatos y en una ristra interminable de trabajos precarios, la autora se decide en Interior cero a contar parte de lo que ha sido su vida, un fragmento de lo que ha hecho que hoy sea la mujer que es – lo que le ha llevado a alzarse con el premio Nepotu’ lui Thoreau, uno de los más importantes en la industria literaria rumana, en dos ocasiones– . La autora ahonda en su primera novela en la decadencia del sistema productivo, de las relaciones afectivas y de los vínculos sociales. Lavinia Braniște estuvo en Madrid y charlamos con ella unos minutos sobre este lanzamiento en un lugar con tantas connotaciones para ella como es España. 

  • EL CONFIDENCIAL

    Lo más probable es que su nombre no les suene, pero Lavinia Braniste(Rumanía, 1983) es una de las últimas sensaciones que proceden de la literatura rumana. Su novela 'Interior cero' (Automática) acaba de ser publicada en español, pero ya ha pasado con éxito por Alemania y Polonia, además de haber recibido varios premios. Quizás esta acogida se debe a que Cristina, su protagonista, es una treintañera que lo mismo podría vivir en Bucarest que en Madrid, en Berlín o en Varsovia: no encuentra una vivienda asequible, tiene un trabajo precario alienante y sus relaciones son tan líquidas, inconsistentes y desmenuzables como el agua.

    Esto es algo que Braniste, sin embargo, no se planteó cuando concibió la novela allá por 2015. Su pretensión era "hacer algo muy local" que le salió universal: la desesperanza juvenil parece habitar por todas partes. De ahí quizá que las reacciones de los más jóvenes sean muy parecidas. Rumanía tiene su propio pasado idealizado. Y también era una dictadura. Así lo cuenta en esta entrevista realizada a su paso por Madrid.

  • LITERATURBIA

    Los 30 y la anestesia

    Trabajos que no nos gustan, aburridos como un chicle que ha estado demasiado tiempo en la boca o como la eternidad misma. Pisos angostos y sucios que se meriendan el sueldo cada mes como una insaciable máquina tragaperras. Familia lejos, amor ausente, cuenta bancaria anoréxica, amigos deslabazados, escasez de dopamina. Pocos libros en los últimos tiempos han descrito el (nuestro) mal generacional tan bien como la aguda, y por qué no, divertida pese al desaliento, Interior Cero de Lavinia Braniște. Publicada por Automática Editorial, la sensación de las letras rumanas enamora a miles de ojos en otros países porque el bicho del que habla no vive solo en Bucarest, sino que carcome el planeta entero: el tardocapitalismo, ese monstruito asqueroso que se merienda a los jóvenes como palomitas de maíz, les exprime la esperanza por un agujerito y los escupe arrugados, quemados y cansados, esperando el siguiente terremoto como un edificio con punto rojo en la desvencijada Bucarest, la ciudad donde tiene lugar esta historia.

  • Relibro

    La autora Lavinia Braniște escribe sobre el desasosiego diario de toda una generación y consigue que, a pesar de ello, sigas sintiéndote como Cristina, como un bicho raro ante el parecer de que ninguno más pase por lo que tú estás pasando. Habla sobre el fracaso laboral, amoroso, la pérdida de identidad y problemas sociales actuales a los que aún no podemos poner nombre más allá que capitalismo. Una lectura que te acompaña con una sensación de lunes por la mañana que lentamente se convierte en un fin de semana malgastado. Y al día siguiente, lunes de nuevo. Aunque quién dice que el próximo no tengas jefes nuevos, ya que, como Cristina, no perdemos las esperanzas de vivir.

    (...)

Recomienda este libro: