< Volver a Catálogo > El sueño de la aldea Ding

El sueño de la aldea Ding

Yan Lianke

ISBN: 978-84-15509-18-9
Encuadernación: Cosido
Formato: Rustica
Fecha de publicación: 20/09/2013
Número de páginas: 376
Epílogo: Yan Lianke
Traducido por: Belén Cuadra Mora

Ilustración de cubierta: Alfonso Rodríguez Barrera
PVP: 25.90€

eBook: 10.99€

La muerte recorre las calles de la otrora próspera aldea Ding. Sus habitantes desaparecen igual que las hojas de los árboles en otoño. Una extraña fiebre se lleva sus vidas. Es la enfermedad de quienes hace ocho años vendieron su sangre por unas pocas monedas. Narrada por el pequeño Xiao Qiang, esta novela, de una sobrecogedora belleza, nos adentra en la historia de la aldea Ding, una de tantas afectadas por el escándalo de la sangre contaminada de la provincia china de Henan. Los aldeanos, incitados a vender grandes cantidades de su propia sangre, con la que se enriquecieron unos pocos, son ahora víctimas de la mayor epidemia conocida en el país. Abandonados e ignorados por las autoridades, solo pueden esperar la llegada de la muerte.

2ª EDICIÓN (2019)

Disponible en eBook

Sobre este libro han dicho:
  • El País

    Cuando Yan Lianke concluyó la redacción de El sueño de la aldea Ding, se sintió “como si le hubiesen arrancado los huesos, en una isla desierta sin aves y sin plantas”, según sus propias palabras, y no es para menos, pues nos hallamos ante una obra estremecedoramente bien hecha, de una hondura y una tristeza medular que dejó sin aliento al autor.

  • Los libreros de Benedetti

    Este libro me ha dejado KO. Desde las primeras páginas, ya sabía que estaba ante algo grande, una historia poderosa de amor y muerte, un clásico de la literatura. En China está prohibida su publicación.

  • Culturamás

    De esto trata esta brillante novela: de la mezquindad del ser humano, del miedo, de la muerte, de la soledad y la soberbia. Yan Lianke se adentra en las fosas sépticas de lo que somos para contarnos el terrible drama que vivió China, cuando miles de campesinos vendieron su sangre destinada a la investigación y a la constitución de bancos de plasma, llevándoles a vivir una de las mayores epidemias conocidas por el país. El SIDA se extendió como la pólvora.

Recomienda este libro: